COOKIES

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación, ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.

aceptar

FABRICACIÓN ARTESANAL
EN ESPAÑA DESDE 1933

En Amalia de Luna hemos mantenido intacta la forma tradicional de fabricación de guantes de piel que comenzamos en 1933.

Antes de comenzar la fabricación de un guante, tiene lugar un proceso creativo para el diseño de un nuevo modelo. El boceto inicial se trabaja al detalle hasta que es incorporado como una pieza más de nuestro catálogo.

En Amalia de Luna creamos guantes en diferentes acabados y colores, en piel o tejido, guantes que hacen sentir especiales a mujeres y hombres. Guantes creados para aquellos que aprecian la elegancia, la comodidad y la funcionalidad.

Los guantes Amalia de Luna son elaborados uno a uno y manualmente por expertos artesanos. Además, este proceso de fabricación nos permite la creación de guantes a medida por encargo con diferentes acabados.

Heredamos el oficio de nuestros abuelos y también las herramientas de toda la vida, que hoy en día siguen utilizándose de la misma forma:

- el cuchillo sin filo que permite rebajar el grosor de la piel y conseguir una piel más fina,
- los troqueles, que permiten el corte de la silueta y piezas de los guantes,
- el pie de letras para medir en pulgadas francesas el largo,
- las tijeras de gran tamaño,
- la máquina para coser piel y
- las planchas en forma de mano, con las que concluye todo el proceso de fabricación.

foto-herramientas

El proceso de fabricación comienza con la elección de una piel de alta calidad, que ha sido seleccionada rigurosamente en su origen y tratada minuciosamente. La piel es un producto natural, que resulta muy confortable, flexible y duradero.

En Amalia de Luna utilizamos las pieles más finas y de mejor calidad de cordero, ante, nobuck o pecarí, entre algunos de nuestros acabados. Las pieles pueden tener pequeñas marcas o variaciones en sus acabados y color, lo que les aporta una belleza natural y les hace pieza únicas.

Para trabajar la piel se humedece ligeramente, se rebaja con el cuchillo y se estira a mano, poco a poco y tanto como sea posible, para conseguir la flexibilidad que los guantes necesitan. Sobre ella se coloca el patrón elegido, se dibuja el contorno del guante y se corta a tijera. Por último se hace uso de troqueles para cortar la piel. Durante el troquelado, además, podemos estampar, marcar las formas y detalles en la piel para conseguir las piezas que finalmente serán cosidas.

Una vez tentemos la piel perfectamente cortada comienza el proceso del cosido. Nuestras costureras profesionales cosen cada guante de Amalia de Luna, a mano o a máquina, milímetro a milímetro.

Los guantes pueden llevar o no forro interior, dependiendo del modelo elegido por el cliente. Pueden estar forrados en distintos materiales como borreguito, conejo o tejidos más finos de acabados similares a la seda, franela o tricot. Unos buscan mantener las manos más calientes, y otros mayor suavidad. El forro elegido también se coserá a la piel para que se adapte perfectamente.

Finalmente se plancha cada guante. Para ello contamos con planchas con la forma de la mano, tanto para guante de hombre como para guante de mujer. Esta etapa final es clave para dotar de calidad al guante. Aquí es dónde comprobaremos que está bien cortado y bien cosido para adaptarse perfectamente a la mano.


QR code