COOKIES

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación, ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.

aceptar

CUIDA
TUS GUANTES

Los guantes Amalia de Luna están fabricados de forma artesanal con pieles y materiales de alta calidad que garantizan su duración en el tiempo.

También es importante que su cuidado sea el correcto, por ello te damos algunos consejos de cómo hacerlo.

  • Si tus guantes son de piel y no llevan forro, puedes echar en su interior polvos de talco para facilitar su puesta, estos ayudan a que la piel se deslice mejor.
  • Gira los anillos hacia la palma de tu mano, sobre todo aquellos que llevan piedras para que éstas queden en el interior.
  • Ayuda con tu otra mano a encajar uno a uno los dedos, asegurándote que todas las costuras quedan rectas y que la zona que queda entre el pulgar y el dedo índice está perfectamente encajada.
  • Como curiosidad te contamos que antiguamente, en nuestra tienda, utilizábamos una base de madera acolachada sobre la que el cliente apoyaba su codo, esto permitía estirar mejor la mano y un probado más cómodo.
  • Estira del guante desde las yemas de tus dedos, una a una, para ayudarles a salir lentamente sin que la piel del guante ceda.
  • Si tus guantes son mitones, es más sencillo si te los quitas desde la parte superior dándoles la vuelta.
  • Colócalos sobre una superficie y alísalos hasta su estado original.
  • Guarda los guantes en su bolsita en un lugar limpio y sin humedad.
  • Si tus guantes se mojaran, déjalos secar de forma natural, en una habitación interior y a temperatura ambiente, alejados de fuentes externas de calor como radiadores, secadores de pelo, secadora y luz directa del sol.
  • Si tus guantes se ensuciaran, límpialos con un paño ligeramente humedecido en agua con ellos puestos. Si la mancha fuera de grasa, puedes utilizar un poco de jabón de manos sin frotar mucho ya que esto podría decolorar la piel. Después, déjelos secar de forma natural y cuando estén secos póntelos varias veces y masajea tus manos para recuperar su aspecto original.
  • Si utilizaras un limpiador recomendado para piel, lee sus instrucciones detenidamente para asegurarte que es válido para guantes ya que son más finas y delicadas que las pieles de otros productos, sobre todo las tonalidades claras.
  • Si tienes cualquier otra consulta o duda sobre el cuidado de tus guantes Amalia de Luna no dudes en contactar con nosotros.

QR code